sábado, 21 de mayo de 2016

CURAMOS UNA PEQUEÑA HERIDA

Hacemos una película. Tenemos que interpretar a diferentes personajes y llevar a cabo unos diálogos que nos informen sobre las diferentes situaciones. Aprendemos algunas de las diferencias que existen entre la vida real y el mundo de las películas. Allí las heridas y la sangre, como dicen ellos y ellas, no son de verdad y ponen ketchup o salsa de tomate.